Saltar al contenido

La V√≠a Lactea se sacudi√≥ hace 300 millones de a√Īos

Gaia-via-lactea

Excepcional descubrimiento.

Un equipo liderado por investigadores del Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona (ICCUB, UB-IEEC) y de la Universidad de Groningen ha encontrado, mediante el análisis de los datos de Gaia, subestructuras desconocidas hasta ahora en la Vía Láctea. Los hallazgos, que aparecieron al combinar posiciones y velocidad de 6 millones de estrellas del disco de nuestra galaxia, han sido publicados en la revista Nature.

“Hemos observado formas con morfolog√≠as diferentes, como una espiral parecida a la concha de un caracol. La existencia de estas subestructuras se ha observado por primera vez gracias a la precisi√≥n sin precedentes de los datos aportados por el sat√©lite Gaia, de la Agencia Espacial Europea (ESA)”, dice Teresa Antoja, investigadora del ICCUB (IEEC-UB) y primera firmante del art√≠culo. “Estas subestructuras -a√Īade- nos permiten concluir que el disco de nuestra galaxia sufri√≥ una importante perturbaci√≥n gravitacional hace unos 300 y 900 millones de a√Īos”.

Este es uno de los primeros grandes hallazgos de la “Arqueolog√≠a Gal√°ctica” tras la publicaci√≥n de los datos de Gaia que deber√≠an permitir a los investigadores conocer los or√≠genes y la evoluci√≥n de la V√≠a L√°ctea.

galaxia-enana-sagitario

¬ŅQu√© caus√≥ este disturbio?

Para responder a esta pregunta, los investigadores compararon la estructura y el nivel de torsi√≥n de la espiral con modelos de la din√°mica de la galaxia. Como se√Īalaron los investigadores, esto les permiti√≥ formular la hip√≥tesis de que la perturbaci√≥n fue causada por la galaxia enana de Sagitario que pasa cerca del disco de la V√≠a L√°ctea.

El estudio implica, definitivamente, que el disco de nuestra galaxia es dinámicamente joven, sensible a las perturbaciones y a los cambios en el tiempo. Una de las formas más distinguibles que vimos, es el patrón en espiral de las estrellas cerca del Sol, y que nunca antes se había visto.

En realidad, las formas observadas en los gr√°ficos eran tan claras , que pensamos que podr√≠a ser un error en los datos. En este sentido, m√°s de un centenar de ingenieros y cient√≠ficos europeos, entre los que la UB desempe√Ī√≥ un papel destacado, trabajaron durante meses en las tareas de verificaci√≥n y validaci√≥n de los datos de Gaia. En el marco de esta tarea, Merc√® Romero G√≥mez, investigadora de la UB, afirma que “con las simulaciones realizadas en la UB tambi√©n podemos reproducir las espirales observadas”.

El efecto de la galaxia enana de Sagitario

Como cuando una piedra cae en el agua, y crea ondas que se extienden en la superficie, o cuando un im√°n se acerca a los empastes de hierro y √©stos se enajenan en una cierta direcci√≥n, las estrellas en el disco gal√°ctico se ordenan de cierta manera despu√©s de la atracci√≥n gravitacional de la galaxia sat√©lite que pas√≥ junto a ellas. Despu√©s de alg√ļn tiempo, las estrellas mantienen los efectos de la perturbaci√≥n que las sacudi√≥ en sus movimientos, y ahora se puede ver una espiral en los gr√°ficos.

Sabemos que nuestra galaxia es can√≠bal, y que ha crecido al comerse otras galaxias peque√Īas, como lo est√° haciendo ahora con la galaxia enana Sagitario. No obstante, la masa de Sagitario sigue siendo lo suficientemente grande como para causar un notable impacto gravitatorio. Lo que vemos ahora no responde a una colisi√≥n entre galaxias sino que Sagitario se acerca al disco gal√°ctico.