Saltar al contenido

NASA

Endeavour´s

Cómo funciona la NASA

En 1958, los estadounidenses estaban preocupados de que la Unión Soviética, que había puesto en órbita el satélite Sputnik el año anterior, alcanzara la superioridad sobre los Estados Unidos en el entonces desconocido espacio exterior. Como proclamó el senador y futuro presidente Lyndon Johnson: “El control del espacio significa el control del mundo”

El Ejército de los Estados Unidos y la Fuerza Aérea, que tenían experiencia con misiles, estaban ansiosos por aceptar el desafío. Pero al final, el Congreso y el Presidente Dwight D. Eisenhower decidieron crear una agencia civil completamente nueva – una que tomaría la iniciativa en todo, desde el desarrollo de naves espaciales capaces de transportar humanos al espacio hasta el estudio de la propia atmósfera de la Tierra.

En la primavera de ese año, el Presidente Eisenhower envió un proyecto de ley al Congreso para establecer una nueva organización, la Agencia Nacional de Aeronáutica y del Espacio. Pero a instancias de una ayudante del Congreso llamada Eilene Galloway, el nombre del proyecto de ley fue cambiado a Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA).

Eso significaba que el jefe de la organización tendría el título de administrador, que sonaba más poderoso. Después de que el Congreso aprobara la legislación, Eisenhower la convirtió en ley. El 1 de octubre de 1958, la NASA – con el administrador T. Keith Glennan al timón – abrió sus puertas.

nasa-ultravioleta

En las seis décadas transcurridas desde ese día, la NASA se ha convertido en una de las partes más admiradas y celebradas del gobierno de Estados Unidos. En la imaginación popular, la NASA es un grupo de científicos e ingenieros de élite que crean naves espaciales capaces de explorar el cosmos, junto con un cuerpo de astronautas altamente entrenados que encarnan las virtudes estadounidenses de valentía e ingenio.

Y para estar seguros, los logros de la NASA están a la altura de las expectativas. Además de poner humanos en la luna y establecer la Estación Espacial Internacional en órbita terrestre, la NASA ha enviado sondas robóticas a otros planetas de nuestro sistema solar, y ha ayudado a los astrónomos a contemplar las profundidades del universo. Más allá de todo eso, la NASA también ha utilizado sus satélites y científicos para ayudarnos a entender mejor nuestro propio planeta, y ha realizado un trabajo vital en el estudio del cambio climático.

En el proceso, la NASA también ha sufrido reveses catastróficos, incluyendo la pérdida de varias naves espaciales y sus tripulaciones en accidentes, así como controversias sobre su desempeño y dirección. Y desde el final de su programa de transbordadores espaciales, la NASA ha tenido que recurrir cada vez más al creciente sector privado de lanzamientos espaciales para ayudarlo a cumplir su misión.

 

En 1984, el presidente Ronald Reagan pidió a la NASA que desarrollara una estación espacial en una década[fuente: Rossiter]. Su sucesor, George H.W. Bush, propuso en 1989 enviar humanos a Marte. El presidente George W. Bush lanzó en la década de 2000 el programa Constellation, cuyo objetivo era desarrollar un nuevo vehículo espacial y regresar a la Luna para 2020, un proyecto que se concibió como preludio de una futura misión a Marte.

Los presidentes también han deshecho los planes de sus predecesores. El presidente Barack Obama canceló en 2010 la Constelación, después de que una comisión presidencial concluyera que estaba demasiado atrasada y que costaba demasiado. Obama decidió abandonar el regreso a la luna y en su lugar enviar astronautas a un asteroide cercano a la Tierra para 2025, y luego a Marte a mediados de la década de 2030.

nasa

Con ese fin, la NASA continuó trabajando en una nave espacial tripulada, Orión, que había formado parte del programa Constellation, así como en un cohete masivo y potente, el Sistema de Lanzamiento Espacial, o SLS. Una versión robótica de Orión fue lanzada al espacio en 2014.

Bajo el sucesor de Obama, Donald Trump, el regreso a la luna está de nuevo en la agenda, y la NASA está contemplando la venta de derechos de nombre a las misiones espaciales a las empresas. Trump también quiere poner fin al apoyo federal directo a la Estación Espacial Internacional (ISS) para el año 2025 con la esperanza de que las compañías espaciales privadas se hagan con el control. El espacio, al parecer, está maduro para la comercialización.

 

Summary
Review Date
Reviewed Item
🗼 Nasa, la agencia aeroespacial civil, más importante de la historia
Author Rating
51star1star1star1star1star